Panadería Errotaundi | Filosofía
416
page-template-default,page,page-id-416,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Nuestra filosofía

En Errotaundi ofrecemos el “pan de toda la vida”. Un pan que sigue un proceso de elaboración natural, el cual comienza con agricultores que priman la calidad de los cereales frente a la productividad del campo, sigue con molineros que aplican un tratamiento respetuoso a los cereales (moliéndolos a bajas revoluciones y sin usar aditivos de ningún tipo -obteniendo así una selección de harinas naturales 100%-) y finaliza ya en nuestra panadería con una buena panificación por parte de nuestros panaderos.

 

Todos nuestros panes se caracterizan por un amasado lento, el empleo de masa madre de cultivo natural, largas fermentaciones y cocciones en horno de piedra refractaria. Se preparan todas las masas una a una, y se cuecen todos los panes uno a uno en nuestro horno de piedra, por eso cada pan de Errotaundi es una pieza única y no hay dos panes iguales. Nos llena de satisfacción poder ofreceros cada día el pan que siempre nos ha gustado encontrar en la mesa.

Amplia selección de bollería y tartas que siguen también un proceso de elaboración natural con ingredientes de calidad: croissants, magdalenas, lazos, pastas de té y nuestra conocida especialidad: brazos de gitano.

Nuestros productos

En Errotaundi elaboramos a diario una gran variedad de panes elaborados de manera natural y cocidos uno a uno en nuestro horno de piedra. Algunas de las variedades que podréis encontrar son el pan de centeno, la clásica baguet artesana, el pan de buenas noches, el pan de espelta, centeno, avena y semillas o el pan de maíz, entre otros muchos.

 

Además de panes, encontraréis una selección de pastelería artesanal preparada también con ingredientes naturales de primera calidad. Podéis disfrutar de piezas de bollería clásicas como el croissant, la magdalena, el hojaldre o tartas artesanas como el brazo de gitano, la tarta de queso, la tira de manzana o la tarta selva negra entre otras.